#ReflejosdelMuseo1: Lourdes Montes

Home » #ReflejosdelMuseo1: Lourdes Montes

Lourdes Montes, profesora e investigadora de Prehistoria de la Universidad de Zaragoza – Campus de Huesca – y estrecha colaboradora del museo desde hace muchos años, nos cuenta:

“Me cuesta seleccionar un lugar específico o una pieza concreta del Museo de Huesca, del que no puedo desligar mi vida profesional, y casi diría que la personal. Porque más allá de lugares y de piezas, para mí este museo ha sido y es un espacio de encuentro.

Como lugar, siempre destaco el hermoso patio octogonal cuando sugiero a la gente que lo visite. Pero personalmente, cuando pienso en el Museo evoco la antigua biblioteca y sus largas mesas de madera, antes de la reforma, adonde llegábamos por el empinado tramo de escaleras enmoquetadas en verde. Veo extendidas las cerámicas de la Puyascada para sigla e inventario durante mi primer año de carrera (76/77), o muchos otros restos arqueológicos cuando, ya licenciada, fui contratada por el Ministerio de Cultura. Descubrí esos años, en esas mesas, que los tiestos cerámicos poseen la cualidad de piezas de puzle, y que me gustaba mucho trabajar en un Museo: en esas mesas realicé las prácticas oficiales y comencé a preparar los temas para opositar (fallidamente) al cuerpo de conservadores en 1985.

Patio del museo. Archivo MdH
Biblioteca del museo antes de la reforma de los años 90. Archivo MdH

Posteriormente he entregado y estudiado numerosos materiales, y entre ellos, necesariamente tengo que destacar dos piezas:

Una es la preciosa punta musteriense de sílex de Gabasa, que nos muestra lo complejo del pensamiento neandertal, capaz de producir una pieza que aúna belleza y funcionalidad extremas. Gabasa recoge, hoy por hoy, los únicos restos óseos neandertales de Aragón, a su vez los más antiguos de la región.

Punta musteriense procedente de la Cueva de los Moros de Gabasa. NIG 07159. Fotografía: Fernando Alvira

La segunda es un gran puzle cerámico, el extraordinario ejemplar con decoración campaniforme de Cueva Drólica, recompuesto (este sí, profesionalmente) a partir de más de 450 fragmentos. Un vaso soberbio, de una elaboración técnica exquisita, y con un desarrollo volumétrico poco habitual, que supuestamente nos conectaría con el consumo ritual de la cerveza en tiempos calcolíticos”.

Vaso. Cerámica. Calcolítico. 2.200-1.800 a.E. Cueva Drólica (Sarsa de Surta, Huesca) NIG.08826. © Foto Fernando Alvira. Museo de Huesca.
Vaso. Cerámica. Calcolítico. 2.200-1.800 a.E. Cueva Drólica (Sarsa de Surta, Huesca) NIG.08826 © Foto Fernando Alvira. Museo de Huesca.

Queremos agradecer a Lourdes Montes su ayuda durante tanto tiempo para que el museo luzca como lo hace en la actualidad, así como su demostrado interés por nuestras colecciones y nuestros fondos, a los que acceden numerosos investigadores tutelados por ella desde la Universidad de Zaragoza. Y muchas gracias, Lourdes, por compartir tu experiencia y tus recuerdos con nosotros.

Ana Armillas