La memoria del Museo de Huesca

En estos momentos de confinamiento nos estamos dando cuenta de lo que han supuesto en nuestras vidas la revolución digital y las tecnologías de la información y la comunicación (TIC).

Qué diferente sería esta situación si no nos fuera posible estar en contacto permanente con nuestros familiares y amigos a través de teléfonos móviles y ordenadores que nos permiten vernos las caras, conectarnos en grupo y, por supuesto, trabajar.

Gracias a estas tecnologías podemos también seguir en contacto con vosotros a través de esta página web y sentir que el Museo de Huesca está así menos cerrado porque recibe vuestras visitas de forma virtual.

En otro orden de cosas, esta revolución digital también supuso un antes y un después en la forma de trabajar de los museos. Sobre todo, en el ámbito de la documentación y registro de las colecciones.

La documentación de las colecciones es una de las principales funciones de los museos, la que garantiza la conservación, control y seguridad de los bienes culturales, siendo a su vez el punto de partida de toda investigación y estudio científico posterior.

El Museo de Huesca gestiona desde el año 2004 todo su sistema documental a través del programa informático DOMUS, a raíz del convenio firmado entre el Gobierno de Aragón y el Ministerio de Cultura. Esta herramienta nos permite gestionar nuestros fondos museográficos, documentales y administrativos, pero también visibilizar online una gran parte de nuestras colecciones a través de CER.es – Colecciones en red o de otras plataformas como Hispana, Europeana, Google Art Project o España es Cultura, que se pueden consultar también desde esta página web en el apartado Colecciones en Red.

Sin embargo, existe una documentación anterior a toda esta revolución digital que los museos también debemos conservar porque forma parte de la historia de nuestra institución y de los bienes culturales que custodia e investiga. Dentro de esta, encontramos numerosa documentación de tipo administrativo, pero también otro tipo de fondos documentales que necesitan una correcta catalogación y archivo.

En el Museo de Huesca tenemos la suerte de contar con el apoyo inestimable de nuestros queridos excompañeros Pedro Ayuso, M.ª Paz Cantero, Pepa Calvo y Albert Painaud, a quienes queremos agradecer la ayuda que prestaron en las semanas previas a estos días raros a nuestra compañera Elena Pulgar para poder organizar de forma correcta una gran cantidad de documentación “analógica” conservada en el museo como calcos de pinturas de abrigos rupestres, fotografías, negativos y diapositivas. Una tarea que nos habría resultado inabarcable sin su experiencia y saber.

Muchas gracias Pedro, Maripaz, Pepa y Albert por ser la memoria de nuestro querido Museo de Huesca. Nos vemos a la vuelta. Hasta entonces, cuidaos mucho.

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *