Actividad 4: La aventura de Clavileño

Home » Educación » Pequemuseo » Actividad 4: La aventura de Clavileño

En España se celebra el Día del Libro desde 1930 y la fecha del 23 de abril no es casual, sino que se eligió por ser el día en que murió Cervantes. La UNESCO toma esta tradición y promueve desde 1995 la celebración del Día Mundial del Libro y del Derecho de Autor cada 23 de abril, una fecha simbólica pues tal día de 1616 fallecieron los escritores William Shakespeare, Miguel de Cervantes e Inca Garcilaso de la Vega.

En Aragón el 23 de abril también celebramos el Día de San Jorge o Día de Aragón pues San Jorge es el patrón histórico del Reino de Aragón. La leyenda (cómo nos gusta una leyenda en el Museo de Huesca) se remonta al año 1096 cuando, según la misma, San Jorge apareció sobre su caballo blanco en la batalla de Alcoraz y con su feroz acometida ayudó al rey Pedro I de Aragón a conquistar la ciudad de Huesca a las tropas musulmanas. Este es el origen del tercer cuartel del escudo de Aragón en el que aparece la cruz de San Jorge y las cabezas de los cuatro reyes enemigos muertos.

¿Recordáis que en la Actividad 1: La Campana de Huesca hicimos un escudo y nos explicaban el origen de la Cruz de Alcoraz? Si no habéis podido hacerla, ahora puede ser un buen momento.

En las Cortes de 1461 se oficializó el patronazgo de San Jorge en la Corona de Aragón, estableciendo que su día, el 23 de abril, fuera festivo en todo el reino. Y así fue hasta que Felipe V derogó los fueros a principios del siglo XVIII con los Decretos de Nueva Planta. En abril de 1978 la aún preautonómica Diputación General de Aragón retoma el 23 de abril, festividad de San Jorge, como Día de Aragón por su carácter tradicional e histórico y así se recoge posteriormente en el Estatuto de Autonomía de Aragón.

El culto a San Jorge se remonta a los primeros siglos del cristianismo. Jorge de Capadocia tuvo gran reconocimiento en Siria, Palestina y Egipto y a través de los cruzados, su culto llega a occidente desde Tierra Santa en los siglos XI-XII y se extiende por países como Francia, Italia, Alemania, Rusia o Inglaterra, donde también es patrón y su cruz aparece en su bandera.

Os proponemos encontrar la cruz de San Jorge en la bandera del Reino Unido. Una pista, esta bandera se conoce popularmente como Union Jack y oficialmente como Union Flag, es decir, la bandera de la unión de los territorios que forman el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte. La solución aquí.

¿Y el dragón? La lucha de San Jorge contra el dragón aparece en la Leyenda dorada de Jacobo de la Vorágine donde se cuenta que San Jorge traspasó con su lanza al monstruo que aterrorizaba a la población de la ciudad Libia de Silene justo en el momento en que estaba a punto de devorar a la princesa. San Jorge es también patrón de los caballeros, el protector de los que luchan contra el mal, que es lo que representa el dragón.

Entonces podemos decir que San Jorge es un caballero. ¿Os viene a la cabeza algún otro caballero famoso? A nosotros sí, uno que protagoniza el libro más universal de la literatura española, un libro que escribió Miguel de Cervantes. ¡Ajá! Seguro que lo habéis adivinado, pues claro, estamos hablando de Don Quijote.

En realidad, Cervantes quería hacer una crítica de las novelas de caballerías y utilizó su libro más conocido, El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha, para expresar lo que pensaba sobre la sociedad y la política de su tiempo, y como él mismo hizo en vida, lo llevó de viaje por diferentes lugares, donde le sucedieron muchas cosas.

Entre estos lugares que visitó Don Quijote también se encuentra Aragón. La ruta de Don Quijote y Sancho Panza por Aragón se cuenta en la segunda parte de la novela, arranca en la Sierra de Albarracín y, pasando por Daroca, llega al río Ebro. En su entorno tendrán lugar los episodios más célebres, los expertos sitúan la Ínsula Barataria en Alcalá de Ebro y apuntan al palacio ducal de Pedrola como otro de los escenarios, cuyos duques serían los duques de Villahermosa. Finalmente, continuará su camino hacia el este, pasando por Fraga en dirección a Cataluña.

Es aquí donde os animamos a realizar como actividad la lectura de los capítulos 40 y 41 de la segunda parte del Quijote en los que Cervantes nos narra la aventura de Clavileño, el caballo volador de madera. Si veis que os resulta un poco complicado de entender, podéis leer alguna versión adaptada a niños que tengáis en casa o pedir a papá o a mamá que os lo cuenten a su manera. Los enlaces que os proponemos son a la edición electrónica del Centro Virtual Cervantes basada en la edición del Quijote del Instituto Cervantes dirigida por Francisco Rico.

También os queremos animar a que para celebrar el Día del Libro os convirtáis en escritores y hagáis vuestro propio cuento sobre Clavileño, el caballo de madera. Y por supuesto, también podéis convertiros en ilustradores y acompañar el texto con vuestros dibujos, o hacer un cómic.

¿Sabéis quién hizo unos dibujos de Don Quijote montado sobre un caballo de madera que guardamos en el museo? Alguien a quien ya conocéis un poquito porque le gustaban mucho las pajaritas de papel. Exacto, seguro que también esta vez habéis adivinado que hablamos de Ramón Acín. Os enseñamos sus dibujos para que os sirvan de idea, pero seguro que los vuestros son también geniales.

Don Quijote sobre un caballo de madera, Ramón Acín, c.1928. Museo de Huesca. NIG 05229. Foto: Fernando Alvira
Don Quijote sobre un caballo de madera. Ramón Acín. NIG 05293. Foto ©Fernando Alvira. Museo de Huesca

Esperamos que paséis un rato divertido y quizás algún día podamos juntarnos todos en el Museo de Huesca y escuchar vuestras historias y ver vuestros dibujos de Clavileño.

Saber más…