#YoMeQuedoEnCasa ¡Feliz Día del Padre!

Hoy es un día muy especial para muchas familias pues el 19 de marzo, día de san José, se celebra en nuestro país el Día del Padre. Así que muchas felicidades a todos los padres y también a los Josés, Josefas, Pepes y Pepas.

En el Museo de Huesca queremos rendir hoy un pequeño homenaje a nuestros padres y a los compañeros que lo son. Recordamos con mucho cariño a los que ya no están y les mandamos un gran abrazo virtual a los que están en casa cuidándose. En estos momentos no os podemos abrazar personalmente, pero lo haremos, no os preocupéis, y más fuerte que nunca.

Como muchas otras festividades esta celebración se asocia con el calendario religioso ya que San José es el padre de Jesús, de ahí la elección de esta fecha para reconocer la figura y la labor paterna.

El Museo de Huesca exhibe en su sala 6 un gran lienzo titulado San José con el Niño dormido firmado por Angelo Nardi (1584-1664), un pintor florentino afincado en Madrid perteneciente a la primera generación de la escuela barroca madrileña.

Este cuadro forma parte de la colección de depósitos del Museo del Prado conocida como “el Prado disperso”. Gracias a la intermediación de Valentín Carderera, en 1879 se depositaron 13 lienzos (hoy 12) en el Museo de Huesca procedentes de la desamortización de bienes eclesiásticos de finales del siglo XIX que pertenecían a la colección del Museo de la Trinidad y que, tras la desaparición de esta institución, fueron adscritos al Museo Nacional del Prado. Los depósitos de Huesca son obras de gran formato que decoraban los grandes retablos de las iglesias y los muros de los claustros de los conventos.

San José con el Niño dormido. Angelo Nardi. Ca. 1600-1664. NIG 00081. Museo de Huesca. Foto: Fernando Alvira

En este lienzo, enmarcada bajo un arco de medio punto, la bella figura de San José se halla en su taller de carpintería, en pie y con el Niño Jesús dormido en sus brazos con su cabecita apoyada en el hombro izquierdo del santo. En la parte superior, un grupo de ángeles niños llevan rosas en sus manos, tras ellos se abre un cielo de nubes. A la derecha, en primer término, se encuentra San Juan Bautista niño, el primo de Jesús, con el corderito símbolo del Agnus Dei y la cruz de cañas en la que se enrolla la filacteria que lo indica mediante la inscripción «ECC[E] [AGNU]S DEI …»  («HE AQUÍ EL CORDERO DE DIOS…»). Tras él, se ve una estantería con un bodegón de frutas y cerámica, otro de los géneros pictóricos que más desarrollo tuvo en el Barroco. A la izquierda se sitúa el banco de carpintero sobre el que se observan varias herramientas, también pueden verse otras en el suelo o colocadas en los anaqueles de la pared del fondo, dando lugar a una espléndida descripción de un taller de carpintero.

Nardi realiza una composición equilibrada, mediante la representación de figuras de gran naturalismo con abundantes detalles descriptivos y predominio de colores ocres, marrones, rosas y amarillos, así como grandes contrastes entre zonas de luces y sombras que denotan su conocimiento de la obra de Caravaggio. Posiblemente, esta obra se realizó para el altar de algún convento de carmelitas madrileño.

Iconográficamente, la imagen de San José se empezó a popularizar hacia finales del siglo XVI, anteriormente fue poco representado salvo en escenas de carácter familiar. Será por esa época y debido a la devoción que le profesaron las carmelitas descalzas de Santa Teresa cuando se convirtió en una de las devociones fundamentales y su imagen proliferó llevando con frecuencia al Niño Jesús en sus brazos o de la mano y siempre acompañado de los atributos de su profesión de carpintero. 

Sirva esta entrañable imagen de san José con Jesús en brazos para felicitar a todos los papás en su día.

Cuidaros mucho, nos vemos pronto.

#QuédateEnCasa

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *