Una visita muy especial en el Museo de Huesca

Desde 1992 todos los 3 de diciembre se celebra el Día Internacional de las Personas con Discapacidad por iniciativa de la Organización de Naciones Unidas (ONU) con la intención de crear conciencia y promover los derechos y el bienestar de las personas con discapacidad en todos los ámbitos de la sociedad. El lema en 2019 ha sido “Empoderar a las personas con discapacidad”.

En el año 2006 se aprobó la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad, ratificada por España en noviembre de 2007, y en la que se dice que la accesibilidad y la inclusión de las personas con discapacidad son derechos fundamentales, además de pedir que puedan llevar una vida independiente y participar de forma activa en el desarrollo de la sociedad.

Entre otras muchas cosas, se reconoce su derecho a participar en igualdad de condiciones en la vida cultural para lo que los Estados se comprometen a que las personas con discapacidad tengan acceso a material cultural en formatos accesibles; a programas de televisión, películas, teatro y otras actividades culturales en formatos accesibles y a lugares en donde se ofrezcan representaciones o servicios culturales tales como teatros, museos, cines, bibliotecas y servicios turísticos y, en la medida de lo posible, tengan acceso a monumentos y lugares de importancia cultural nacional (art. 30.1).

Ayer tuvimos una visita muy especial en el Museo de Huesca. Vino a vernos un grupo de 28 residentes del Centro de Atención a Personas con Discapacidad Intelectual CAPDI del IASS de Zaragoza con sus 15 acompañantes y lo pasamos realmente bien.

Junto a nuestras compañeras del Laboratorio del Arte se fueron de safari convirtiéndose durante un buen rato en unos intrépidos exploradores que poco a poco fueron encontrando los animales que se esconden por el museo.

Después realizaron un taller de pintura en la Sala de la Capilla en el que nos mostraron lo artistas que son creando animales fantásticos de muchos colores: a uno le gustaba el azul, a otra el amarillo, a otro el rojo, otros usaban todos los colores que podían en una auténtica explosión cromática… pero en algo coincidían todos: querían llevarse su obra de arte para decorar su habitación.

La excursión continuaba en el Hogar de Mayores del IASS de Huesca donde les esperaban para comer ¡y bailar!

Pero antes y como punto final a su visita al Museo de Huesca, una foto de recuerdo en nuestro querido patio, dejándonos a continuación, entre besos, abrazos y cariñosas despedidas, con el corazón lleno de su alegría. Un placer habernos conocido.

3 Comentarios. Leave new

Muchas gracias por vuestro gesto y vuestra acogida. Creo que la visita también hace que el museo gane vida.

Gracias por vuestra acogida. Y Enhorabuena por llenar de vida y emociones el museo

Paula Blanco Domínguez
11 diciembre, 2019 10:58

Gracias a vosotros por venir y ayudarnos a que el Museo de Huesca sea un museo para todos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *