Exposición Sed Fugit. José Miguel Abril

Ayer jueves, 20 de julio, se inauguró en el Museo de Huesca la exposición Sed fugit, de José Miguel Abril. La muestra gira en torno al concepto latino del tempus fugit, es decir, la fugacidad del tiempo que se escapa irremediablemente, haciendo patente nuestra efímera existencia.

José Miguel Abril (Alcañiz, 1974) exhibe aquí dos corrientes plásticas distintas: en escultura, trabaja principalmente con el que es su material más utilizado, el alabastro, aunque encontramos ejemplos realizados en piedra negra de basalto. En cuanto a la pintura, menos habitual en la obra del autor, sorprende con un estilo mucho más impulsivo e informalista, que contrasta con el dominio de la línea escultórica. A pesar de la diferencia estilística, ambas vertientes destacan por su marcada expresividad.

Abril plasma la fragilidad de la existencia, la temporalidad, la rabia y el dolor, que nos conmueve hasta estremecernos con todo su poder expresivo, acompañado siempre de emoción e inquietud. Es una obra que critica una visión oculta y autodestructiva del hombre a través de la máxima expresividad, el misterio y a la abstracción.

La caducidad del ser se plasma con rabia y angustia, que son mitigadas por la inquietante calma que producen las figuras más solemnes de la muestra.

El hilo argumental de las obras se reduce a una serie de preguntas sin respuesta que son lanzadas al espectador a través de las formas pétreas y la materia pictórica. Algunas de ellas son anteriores, mientras que otras se han creado ex profeso para la muestra, manifestando una visión subjetiva de los desastres bajo la influencia goyesca.

Lo que hace destacar la exposición es la dualidad técnica de la misma, pues no es habitual la unión entre pintura y escultura en los proyectos de Abril, que suele centrarse en la talla. Esta peculiaridad dota de dinamismo el amplio espacio expositivo, que abarca las tres salas de exposiciones temporales con las que cuenta el museo.

Os esperamos, hasta el 24 de septiembre podéis ver la exposición en el Museo de Huesca.

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *