Actividad 3: Arqueología en casa

Home » Educación » Pequemuseo » Actividad 3: Arqueología en casa
VI Campaña Marcuello
VI Campaña Marcuello

Aprendemos un poco …

Cuando visitamos el Museo de Huesca nos sumergimos en un viaje en el tiempo que se inicia con los primeros indicios de vida humana en la provincia y termina casi a mitad del siglo pasado, con el arte de Ramón Acín. Las cuatro primeras salas de la exposición permanente se dedican a la arqueología, desde la prehistoria (Paleolítico, Neolítico, Calcolítico, Edad del Bronce y Edad del Hierro) llegando a los inicios de la historia (desde la invención de la escritura) representada por las culturas íbera y romana hasta la Alta Edad Media (visigodos, musulmanes y cristianos). Podéis visitar virtualmente estas etapas en nuestra web pinchando sobre ellas o en el apartado Colecciones.

¿Pero qué es la arqueología?

Según el diccionario de la RAE, la arqueología es la ciencia que estudia las artes, los monumentos y los objetos de la antigüedad, especialmente a través de sus restos. ¿Y con qué objetivo? Para entender a las sociedades del pasado que los elaboraron. Entonces podemos decir que la arqueología es la ciencia que estudia el pasado humano a partir de los restos materiales que han llegado hasta nosotros. Es decir, desde la prehistoria hasta la actualidad (existe también la arqueología de las grandes guerras del siglo XX o la arqueología industrial, por ejemplo).

Y aquí también debemos precisar que la arqueología no estudia rocas ni dinosaurios (¡que se extinguieron millones de años antes de que aparecieran los primeros homínidos!), de ellos se encargan otras ciencias: la geología y la paleontología, respectivamente. La RAE nos dice que la paleontología es la ciencia que estudia los organismos que han existido en el pasado de la Tierra a partir de sus restos fósiles.

Así que debemos distinguir entre:

  • fósiles, que son restos de cosas vivas (plantas, animales)
  • objetos o artefactos, que son restos de cosas que han sido hechas por las mujeres y los hombres.

Solo de estos últimos se ocupa la arqueología. A veces todos estos conceptos se confunden porque hablamos de restos que están casi siempre bajo tierra por lo que la metodología que se emplea para extraerlos es muy similar.

¿Dónde encontramos estos restos? En los yacimientos, que pueden ser, por tanto, paleontológicos o arqueológicos en función de los restos que contengan: fósiles o materiales de cualquier actividad humana en el pasado.

En cualquiera de los dos casos, juega un papel muy importante otra ciencia: la geología o ciencia que estudia la historia del globo terrestre, así como la naturaleza, formación, evolución y disposición actual de las materias que lo componen. De ella toman un concepto básico como es el principio de superposición de estratos.

Un estrato es un nivel de tierra que se ha depositado a lo largo del tiempo en el terreno, formado por procesos de erosión, transporte y sedimentación. Es decir, es una capa de tierra. El principio de superposición de estratos lo que viene a decir es que estas capas se van depositando unas sobre otras de tal forma que las más antiguas quedan por debajo de las más recientes y además tienden a ser horizontales.

Más fácil aún, imaginad que hacéis una tarta de cumpleaños con galletas y tres capas de diferentes chocolates: negro, con leche y blanco, pues cada capa sería un estrato porque está compuesta de diferentes materiales. La primera capa que hemos puesto de galleta es la más antigua, está abajo del todo, después están las intermedias de chocolate negro y con leche y por último la superior de chocolate blanco que es la más reciente. ¿A que ahora os apetece un trozo de esta tarta?

Aquí os dejamos la receta para reponer fuerzas después de la excavación.

El ser humano deja huellas de su actividad en el medio natural y transforma el paisaje a lo largo del tiempo. Estas transformaciones y esas diversas ocupaciones del espacio a lo largo del tiempo se registran como niveles en la estratigrafía.

Cuando las arqueólogas y los arqueólogos excavan un yacimiento, lo hacen siguiendo los niveles, sin mezclarlos. La tierra de un nivel se retira por capas, de forma uniforme. Todo lo que se encuentra en un nivel se guarda junto, separado de los demás niveles, con una etiqueta que identifica de donde procede. Sabemos que cambiamos de nivel porque el color de la tierra es diferente, la textura también y los elementos que lo forman varían, al igual que su consistencia.

¿Por qué es tan importante separar los hallazgos por niveles?

El contexto original de los artefactos es una información fundamental para la investigación arqueológica; por ejemplo, permite la datación relativa de esos objetos. Por eso hacen tanto daño las excavaciones furtivas o con detectores de metales que no respetan los niveles estratigráficos, porque le quitan al objeto toda la información que le otorga su contexto y no permiten estudiar a la sociedad que lo creó. La arqueología no caza tesoros, es una ciencia que estudia los artefactos en su contexto para poder aprender sobre la gente del pasado.

Pasos de un estudio arqueológico:

1. Prospección arqueológica. Es el conjunto de trabajos de campo y de laboratorio que se centran en el estudio de una zona geográfica con el fin de descubrir los yacimientos arqueológicos allí existentes. Cuando se encuentra un yacimiento se definen y cartografían sus límites y se procede a describirlo lo mejor posible, recopilando la máxima información. Si queremos conocer ese yacimiento más en profundidad, podríamos plantear su excavación.

DIM 2011. Actividad de Arqueología en familia. Archivo Museo de Huesca.

2. Excavación arqueológica. Para poder excavar hay que tener el permiso de la autoridad correspondiente, que en la Comunidad Autónoma de Aragón es el Gobierno de Aragón. Una vez finalizada la excavación se ha de elaborar un inventario de materiales para el ingreso en el museo (todas las excavaciones de la provincia de Huesca ingresan en el Museo de Huesca) y una memoria preliminar para la autoridad correspondiente analizando los resultados de la excavación.

DIM 2011. Actividad de Arqueología en familia. Archivo Museo de Huesca.

3. Trabajo de laboratorio. Dependiendo del tipo de objetos se lavan o se limpian en seco, para a continuación llevar a cabo las labores de siglado (numeración) y registro. Cada pieza se sigla para poder identificarla y ese número se indica en el registro. A partir de este momento, se pueden realizar estudios e investigaciones sobre los restos y proceder a su restauración

DIM 2011. Actividad de Arqueología en familia. Archivo Museo de Huesca.

Para finalizar os dejamos el enlace a un vídeo muy interesante titulado ¿QUÉ HACE UN ARQUEÓLOGO? Realizado por el Instituto Nacional de Antropología e Historia de México, resume y explica muy bien todo esto que os hemos contado.

¡Vamos a excavar!

¿Quieres hacer tu propia excavación arqueológica? Podríamos pensar que en casa no es posible, ¿pero para qué tenemos nuestra imaginación? Solo necesitas una caja de cartón o plástico, pan rallado y algunos objetos que buscar.

¿Qué podemos buscar? Si os fijáis en las colecciones de arqueología de los museos veréis que la mayor parte de objetos que se conservan son de piedra, hueso, cerámica o metal. No quiere decir que esas sociedades del pasado solo usaran esos materiales, sino que son los más resistentes y han podido conservarse con el paso del tiempo, pero por ejemplo en el Museo de Huesca tenemos un fragmento muy pequeño de ¡cestería! Es un hallazgo muy importante pues nos indica que hace más de 3000 años los hombres y mujeres prehistóricos ya tejían y anudaban las fibras vegetales tal y como se realiza en la actualidad para la producción de objetos de uso doméstico como cestos, esteras o recipientes contenedores.


Fragmento de cestería. Bronce pleno 3480-3375 a. C. Fibra de sauce trenzada. Cueva del Moro, Alins del Monte, Huesca. NIG 07653. Museo de Huesca. Foto: Fernando Alvira

Por otro lado, ¿creéis que en las excavaciones se encuentran los objetos completos o rotos en pedazos? Esta era fácil, claro que la mayor parte de las veces nos encontramos fragmentos que luego en restauración se tienen que unir como si fueran puzles y completar rellenando las partes que no hemos encontrado, pero ¡ojo!, que se note siempre que no son originales, no queremos engañar a nadie. Echad un vistazo al apartado de conservación y restauración de nuestra web para ver el antes y el después de la restauración de algunos objetos, os va a parecer increíble.

Entonces con todas estas ideas, ¿qué objetos que tengamos por casa podemos utilizar para colocar en nuestro yacimiento? Pues un pendiente, la cuenta de un collar o varias cuentas para luego en restauración unirlas, un pequeño objeto de cerámica o si se nos ha roto alguno, sus fragmentos (siempre que no sea peligroso cogerlos con la mano) para después intentar restaurarlos, lo que se os ocurra, hasta podéis inventaros algo: una figurita de plastilina que fuera un juguete de algún niño o niña del pasado y como siempre, mejor en trocitos para que sea más real y poder después unirlos en restauración.

¿Ya tenéis los objetos? ¡Pues adelante! Los colocamos en la caja y lo cubrimos todo con el pan rallado, toca empezar la excavación, id con cuidado, recordad que en arqueología se excava poquito a poco y cuando encontréis todo, a limpiar y a restaurar.

¿No tenéis objetos que buscar? No pasa nada, podéis recortar las imágenes completas y las piezas de los puzles de los siguientes objetos del Museo de Huesca, enterrarlos y cuando los encontréis, limpiarlos y restaurarlos.

¡Pasadlo bien con nuestra propuesta de arqueología en casa!

Para saber más …

  • En el año 1867 la reina Isabel II funda el Museo Arqueológico Nacional en Madrid. Es el principal museo español dedicado a la arqueología de la península ibérica que abarca desde la prehistoria a la Edad Moderna y ofrece un panorama de otras antiguas civilizaciones del resto del mundo (Egipto, Grecia y Oriente Próximo). Os recomendamos un paseo por su web y aquí os dejamos un enlace a sus actividades para hacer en casa.
  • Existen yacimientos arqueológicos bajo las aguas y de ellos se encarga la arqueología subacuática. Se denominan habitualmente pecios porque se asocian a restos de barcos hundidos. Os enlazamos aquí un vídeo en el que Tadeo Jones con ayuda del Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico nos explica qué es la arqueología subacuática. En Cartagena, Murcia, está ARQUA Museo Nacional de Arqueología Subacuática. De nuevo os recomendamos su visita y os enlazamos con sus actividades para realizar en casa.