Colecciones que viajan: el Conde de Aranda

Hemos comenzado el año con algunos movimientos de obras como consecuencia de su salida del museo con destino a exposiciones temporales. En este caso se trata de dos obras de la Sala 7 como son el retrato de Paula de Melzi de Eril de Francisco Bayeu y Subías (NIG 00252) y el retrato de Pedro Abarca de Bolea, Conde de Aranda realizado por Ramón Bayeu y Subías (NIG 03569). Ambas obras formarán parte de la exposición temporal “Floridablanca. La sombra de un rey” que tendrá lugar en el Palacio Almudí de Murcia desde el 29 de enero hasta el 28 de abril de 2019.

Nos parecía que debíamos hacer una entrada sobre la gestión del movimiento de colecciones ya que es una parte importante de nuestro día a día en el museo y a la vez es un aspecto bastante desconocido de nuestro trabajo de cara al público. En ella participan nuestros compañeros de Administración realizando todos los trámites y gestiones con la institución solicitante, así como con la institución titular de los bienes y el Departamento de Conservación y Restauración mediante la elaboración de informes técnicos sobre el estado de conservación, documentos de condiciones específicas para el diseño de movimientos, circulaciones, así como de condiciones medioambientales, diseño de embalajes y soportes museográficos. Con el préstamo de bienes fomentamos el conocimiento de nuestras colecciones más allá de nuestros muros y siempre que se reúnen las condiciones mínimas facilitamos todo lo que está en nuestras manos para que así sea.

En el caso del Conde de Aranda, este movimiento ha supuesto una mayor complejidad debido a su peso y dimensiones. Por ello desde el museo hemos colaborado muy estrechamente con la coordinadora de la exposición, la empresa especializada de manipulación, embalaje y transporte, así como también hemos contado con el apoyo de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado para su desplazamiento a Murcia.

La manipulación de este tipo de obras conlleva un gran trabajo en equipo. En el caso de la obra que nos ocupa han participado un total de nueve operarios expertos en movimientos de obras de arte y han empleado recursos como transpaletas y grúas elevadoras.

Para el embalaje y transporte, en esta ocasión se ha diseñado una jaula de grandes dimensiones realizada en listones de madera tratados con ignifugantes y antiparasitarios que cuenta en su interior con bloques de espuma de polietileno de alta densidad envueltos, a su vez, en material blando y neutro –tipo tisú-. La finalidad de estos bloques es estabilizar la obra con el objetivo de evitar las vibraciones y movimientos no deseados durante su desplazamiento.

Todos estos movimientos son controlados y coordinados desde el Departamento de Conservación y Restauración del museo, haciendo un seguimiento de cada uno de los pasos con la finalidad de garantizar la conservación de las obras prestadas. En estos días, una de nuestras técnicas viajará a Murcia para continuar con este seguimiento hasta su montaje final en el Palacio Almudí.

Con estas líneas, además de comunicar y difundir la otra cara del museo, queremos agradecer a todas las personas que han participado y contribuido con su trabajo para que nuestras colecciones luzcan como merecen más allá de nuestras paredes.

 

Si quieres conocer algunas de las obras de nuestra colección que han viajado en los últimos años, pincha aquí.

Tags:

Entradas Relacionadas

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *